3 Reseñas de ediciones de Amor Loco, por Guillermo Ricci

3 DÍAS ESPERÉ SIN SABER QUÉ DECIR – “Una Cierta Impresión”

b_._una_cierta_impresion_._arte_lucas-welsh

La electrónica de Grod Morel es experimental, esquiva, hiper-esquizoide, incierta. Desde su alter ego 3 DÍAS ESPERÉ SIN SABER QUÉ DECIR (nombre largo y existencialista), en tan sólo tres tracks y con un título de álbum cómo “Una Cierta Impresión” (más un arte en blanco y negro saturado), el viaje que nos propone Morel es alucinado en todo sentido. Una suerte de Lovecraft trasladado a la música, dónde los ambientes mismos se tornan amenazantes, oscuros, extraños. Lejos del dance y la pista de baile convencional, los BPM´S que sacuden por momentos el ritmo estático, helado del disco, son puro noise saturado, entremezclados con voces robóticas, sonidos erráticos, una selva proto-jungle, tupida, densa, dura.

Recomendamos escuchar este disco con auriculares, de noche y en penumbras, y verdaderamente ¡alucina!

FLOR.CON.VENAS – “Las Cosas en las Palabras”

amor loco 0007

Mariela Arzadun edita un disco solista bajo el alias FLOR.CON.VENAS (Mariela es una artista multifacética que, además, escribe, pinta, dibuja, experimenta, etc.) y, lejos del arsenal electrónico que usa en su proyecto estable, CRIADERO EN SERES, nos entrega en 3 tracks (¿será el número cabalístico del sello), ejecutados con tan sólo una guitarra eléctrica y un par de efectos, todo lo que sonoramente se aleja del rock más convencional (guitarrísticamente hablando): solos viscerales venidos vaya uno a saber de dónde, arpegios minimalistas que van in crescendo hasta convertirse en ecos demoníacos, noise pululante que alterna con ¿notas? des-afinando la ejecución, todo ello en tomas improvisadas y espontáneas. El título del álbum pareciera sugerir invertir la lógica de otorgarle sentido a las cosas; “Las Cosas en las Palabras” alude a disfrutar los objetos primero y mucho tiempo después etiquetar, rotular, designar; ¿El lenguaje qué hablan las guitarras? (!)

AZUR – “ã”

azur_._ã_._tapa

AZUR editó un disco muy particular, con una estética propia (título “ã”, arte en verde y negro, foto de una corteza de un árbol en detalle en la contratapa, tarjeta pequeña con los créditos dentro, todo dentro de una bolsita pegada con cinta de papel: 100% artesanal). Inventada cómo su mística artística, que nos remite en nuestro imaginario auditivo/visual a la enigmática y tranquila visión del mundo del Lejano Oriente, opuesta a la positivista y acelerada imagen que nos ofreció Occidente, la música es su correlato: guitarras casi de juguete, voces nulas (se escuchan perdidas en el track 1), ambientes calmos y naturales, rituales. Liturgia zen para tu rutina podría ser una aproximación (des)acertada. Pero ojo, porque detrás de tanta belleza y “quietud” poética, digna de un film de Akira Kurosawa, se esconden drones y zumbidos en letanía, algo de oscuridad y fragmentos de lenguajes sonoros,  verdes, de madera,  ãzures. Oriente también esconde su lado “civilizado”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s